historia

Historia prolífica

El doble municipio de Dessau-Rosslau está situado a ambos lados del río Elba y con sus 85.000 habitantes es el tercer mayor municipio del Estado federado de Sajonia-Anhalt. El distrito de Dessau, de mayor tamaño, está situado al sur del Elba y el distrito de Rosslau, más pequeño, está situado al norte del río.

En cuanto a sus primeras menciones documentales, ambas ciudades solo revisten dos años de diferencia (Dessau 1213, Rosslau 1215). El vado del Elba, cerca de la desembocadura del río Mulde, unió estas poblaciones, separadas por una distancia de 7 km, que surgieron como emplazamientos comerciales. Entre ellas se encuentran situados los ríos Elba y Mulde, acompañados de extensos prados.

Durante amplios períodos de la historia, los prados no edificables y el río Elba separaban a ambas ciudades que en el transcurso de la historia experimentaron una evolución bien distinta. Dessau fue durante siglos la residencia de los Príncipes de Anhalt(-Dessau), mientras que Rosslau, como parte del Principado de Anhalt-Zerbst, continuó siendo un pueblo de pescadores y marineros junto al Elba.

Residencia de los Príncipes de Anhalt

Anhalt formaba parte de aquellos pequeños principados que marcaron considerablemente el mosaico que era la Alemania medieval (“Sacro Imperio Romano Germánico”). Estaba rodeado de los poderosos Electorados de Brandemburgo en el norte y de Sajonia en el este y sur. Por particiones de herencias, Anhalt se fragmentó en numerosas unidades pequeñas como Anhalt-Köthen y Anhalt-Zerbst. Desde la década de 1470, Dessau se fue convirtiendo en una de las residencias de los Príncipes de Anhalt y de Anhalt-Dessau. La ciudad experimentó una primera floración cultural a principios del siglo XVI. Se crearon construcciones representativas como la Iglesia de Santa María (Marienkirche). Y además de majestuosas construcciones renacentistas, como el palacio Stadtschloss, se construyó en Rosslau un castillo rodeado por agua (Wasserburg) junto a la desembocadura del río Rossel en el Elba.

Dicho desarrollo fue interrumpido por la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). A diferencia de los pasos próximos de Wittenberg y Magdeburgo, el paso del Elba entre Dessau y Rosslau no estaba fortificado. Es por ello que el territorio se encontraba desamparado y expuesto a las armadas que marchaban por él, por lo que fue devastado en su mayor parte. En una de las batallas que mayores pérdidas comportaron en dicha guerra, la batalla del puente del Elba de 25 de abril de 1626, la mayor parte de Rosslau fue devorada por las llamas. No se recuperó hasta cien años más tarde.

En Dessau, el Príncipe Juan Jorge II (reg. 1660-1693) y su esposa Enriqueta Catalina de Orange-Nassau reanudaron antes la fase de reconstrucción. Tras los devastadores años de guerra fue aumentando la relevancia cultural y económica de Dessau. Enriqueta Catalina aportó un importante tesoro de pinturas procedentes del arte neerlandés y flamenco. A día de hoy, constituye una de las bases de las importantes colecciones del museo de arte Anhaltische Gemäldegalerie. La tolerancia religiosa de los príncipes, permitió también la entrada de personas que profesaban otras confesiones religiosas, como luteranos y judíos, que erigieron sus propios templos como la Iglesia de San Juan (Johanniskirche) y la sinagoga.

Regentes de rango europeo

Con Leopoldo I, llamado el “Viejo de Dessau” (1676-1747) y su nieto Leopoldo III Federico Francisco (1740-1817), gobernaron en Dessau dos príncipes de rango europeo. Leopoldo I luchó en numerosos campos de batalla europeos, entre otros, junto a Eugenio de Saboya y el Duque de Marlborough. Bajo la soberanía del Príncipe Francisco, Dessau se convirtió en el foco de diversos procesos de reforma y en destino de viaje de muchos coetáneos importantes (Goethe, Forster, Admiral Nelson, Lord y Emma Lady Hamilton). Junto con el maestro constructor Federico Guillermo de Erdmannsdorff (1736-1800) creó un paisaje cultivado con extraordinarios parques, el Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000). Algunos de sus parques se encuentran también en el área metropolitana de Dessau (Palacio y Parque Georgium, Palacio y Parque Luisium, Parque de Kühnau). El Príncipe Francisco instauró también la tradición teatral de Dessau que cuenta ya con más de 220 años de historia.

Centro económico y ciudad de la Bauhaus

Posteriormente, tanto Dessau como Rosslau fueron evolucionando hasta convertirse en importantes ciudades industriales. Con Hugo Junkers operó aquí uno de los ingenieros y empresarios alemanes más significativos del siglo XX. Gracias a los aparatos de gas y los aviones de Junkers y debido al establecimiento de la Bauhaus en 1925, Dessau adquirió un gran reconocimiento internacional durante la década de 1920. Se construyó el edificio de la Bauhaus y otros edificios de estilo Bauhaus (declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1996).

Debido al trabajo de los hermanos Sachsenberg, Rosslau fue desde 1844 un emplazamiento significativo de la construcción de maquinaria y de la construcción naval. Durante la Segunda Guerra Mundial, Dessau era uno de los objetivos de los bombarderos de los aliados. En el ataque de 7 de marzo de 1945 la ciudad fue destruida casi por completo. La reconstrucción de Dessau se focalizó en la construcción de viviendas, a menudo sin tener en cuenta las crecientes estructuras de la ciudad. Tras la reunificación en el año 1990, la mayoría de las empresas industriales quebraron, con todas las consecuencias, conocidas también en otros lugares, como el paro, el traslado a otras ciudades y la existencia de zonas urbanísticas problemáticas.

Dessau-Rosslau, donde antaño se iniciaron los pensamientos de la ilustración alemana, donde el diseño, la arquitectura y la construcción aeronáutica fueron revolucionados, vuelve a perfilarse hoy de nuevo como centro de nuevas ideas. En el año 2000 la ciudad fue un emplazamiento de correspondencia de la EXPO 2000 y en el año 2010 fue parte del proyecto de reconstrucción urbanística IBA de Sajonia-Anhalt. La Oficina Federal de Medio Ambiente, la Escuela Superior de Anhalt y los centros comerciales situados en la ciudad caracterizan la imagen actual de la misma. El Museo Bauhaus que estará terminado en el año 2019 para el centésimo aniversario de la Bauhaus, constituye otro hito del desarrollo de la ciudad y un atractivo más para sus visitantes.

Contacto

Tourist-Information Dessau-Roßlau
Ratsgasse 11, 06844 Dessau-Roßlau

Horas de servicio:
Nov-Marzo:Lu-Vi10.00 - 17.00 h
 Sa10.00 - 13.30 h
Abril-Oct:Lu-Vi10.00 - 18.00 h
 Sa10.00 - 13.30 h

+49 340 204-1442​​​​​​​
+49 340 2203003
touristinfo@dessau-rosslau.de

Oficina Roßlau
Hauptstraße 11, 06862 Dessau-Roßlau

Horas de servicio
Lu / Vi10.00 h - 12.00 h
 13.00 h - 14.00 h
Ma / Ju10.00 h - 12.00 h
 13.00 h - 17.00 h

+49 34901 82467
+49 34901 53926
touristinfo-rosslau@dessau-rosslau.de